VARIAS ENSEÑANZAS DE JESÚS. DESCÚBRELAS

Las enseñanzas que traigo a continuación parten del Evangelio según San Lucas en el capítulo 11 y 12.

Una introducción: Jesús ha sido invitado a comer a casa de un fariseo. Nos situamos en una escena en la que había ya una muchedumbre reunida escuchándole, y cuando terminó de hablar es cuando cierto fariseo le ruega para que coma en su casa (Lc 11, 37). Resulta que Jesús, hábilmente, entró directamente y se sentó en la mesa y Jesús ya sabía lo que iba a pasar.

“Cuando terminó de hablar, cierto fariseo le rogó que comiera en su casa. Entró y se puso a la mesa. El fariseo quedó extrañado al ver que Jesús no se había lavado antes de la comida.”

Y entonces es cuando se desata. No sabemos si Jesús comió o no, lo que si sabemos es que Jesús sabía perfectamente dónde se metía:

“Así que vosotros, los fariseos, limpiáis por fuera la copa y el plato, pero vuestro interior está lleno de rapiña y maldad.”

El discurso sigue en una crítica a los fariseos hasta que cierto doctor de la Ley, interviene

“Maestro, diciendo tales cosas nos ofendes también a nosotros.”

Entonces Jesús está hablando ahora con los doctores de la ley del pueblo judío, aunque es un mensaje que nos sirve a todos pues más adelante dice a todos sus discípulos: “Guardáos de la levadura de los fariseos, que es la hipocresía”.

Está a la misma vez transmitiendo cosas muy profundas que tienen que ver con la historia del pueblo judío y el plan de redención:

– ¡Ay también de vosotros, los doctores de la Ley, porque imponéis a los hombres cargas insoportables, pero vosotros ni con uno de vuestros dedos las tocáis!

Esto es muy interesante, si tenéis un respeto por Jesús: (Lc: 11,47)

– ¡Ay de vosotros, que edificáis los sepulcros de los profetas, después de que vuestros padres los mataron! Así pues, sois testigos de las obras de vuestros padres y consentís en ellas, porque ellos los mataron, y vosotros edificáis sus sepulcros. Por eso dijo la sabiduría de Dios: “Les enviaré profetas y apóstoles, y a algunos los matarán y perseguirán, para que se pida cuentas a esta generación de la sangre de todos los profetas derramada desde la creación del mundo, desde la sangre de Abel hasta la sangre de Zacarías, asesinado entre el altar y el Templo”. Sí, os lo aseguro: se le pedirán cuentas a esta generación.

¡Ay de vosotros, doctores de la Ley, porque os habéis apoderado de la llave de la sabiduría! Vosotros no habéis entrado y a los que querían entrar se lo habéis impedido.”

Bien, ya nos situamos dónde yo quería, Jesús sale de allí (versículo 53) y los escribas y fariseos le empiezan atacar con furia, acosándole con preguntas sobre muchas cosas para cazarlo en algo. Están empezando los movimientos que buscan acusarle para poder prenderlo y eliminarle.

Cuando Jesús sale de ahí, en la puerta había ya una muchedumbre de miles de personas. Son de esos detalles que algunas veces se leen pero no se repara completamente. Ya estamos en Lucas 12:

“En esto, habiéndose reunido una muchedumbre de miles de personas, hasta atropellarse unos a otros, comenzó a decir sobretodo a sus discípulos:

– Guardaos de la levadura de los fariseos, que es la hipocresía. Nada hay oculto que no sea descubierto, ni secreto que no llegue a saberse. Porque cuanto hayáis dicho en la oscuridad será escuchado a la luz; cuanto hayáis hablado al oído bajo techo será pregonado sobre los terrados.

A vosotros, amigos míos, os digo: no tengáis miedo a los que matan el cuerpo y después de esto no pueden hacer nada más. Os enseñaré a quién tenéis que temer: temed al que después de dar muerte tiene potestad para arrojar en el infierno. (en otras traducciones dice: temed a Aquel que… en mayúscula, este versículo se refiere a Dios, nadie más tiene esa potestad, sin embargo mirad lo que les dice). Sí, os digo: temed a éste. ¿No se venden cinco pajarillos por dos ases? Pues bien, ni uno solo de ellos queda olvidado ante Dios. Aún más, hasta los cabellos de vuestra cabeza están todos contados. No tengáis miedo: valéis más que muchos pajarillos.

Os digo, pues: a todo el que me confiese delante de los hombres, también el Hijo del Hombre le confesará delante de los ángeles de Dios. Pero el que me niegue ante los hombres, será negado ante los ángeles de Dios.

Vienen ahora justo después unas enseñanzas muy bonitas. La parábola del rico insensato. Abandono en la Providencia divina y la exhortación a la vigilancia y parábola del administrador. (Lucas 12, 13-48). De los cuales voy a ir la última que he citado: La exhortación a la vigilancia. Las otras enseñanzas merecen mucho la pena pero citar todas las enseñanzas maravillosas de Jesucristo haría este artículo interminable.

Lucas: 12, 35 en adelante, aprovechadlo:

“Tened ceñidas vuestras cinturas y encendidas las lámparas, y estad como quienes aguardan a su amo cuando vuelve de las nupcias, para abrirle al instante en cuanto venga y llame. Dichosos aquellos siervos a los que al volver su amo los encuentre vigilando. En verdad os digo que se ceñirá la cintura, les hará sentar a la mesa y acercándose les servirá. Y si viniese en la segunda vigilia o en la tercera, y los encontrase así, dichosos ellos. Sabed esto: si el dueño de la casa conociera a qué hora va a llegar el ladrón, no permitiría que se horadase su casa. Vosotros estad también preparados, porque a la hora que menos penséis vendrá el Hijo del Hombre.

Y le preguntó Pedro:

– Señor, ¿dices esta parábola por nosotros o por todos?

El Señor respondió:

– ¿Quién es, pues, el administrador fiel y prudente a quien el amo pondrá al frente de la casa para dar la ración adecuada a la hora debida? Dichoso aquel siervo a quien su amo cuando vuelva encuentre obrando así. En verdad os digo que le pondrá al frente de toda su hacienda. Pero si ese siervo dijera en sus adentros: “Mi amo tarda en venir”, y comenzase a golpear a los criados y criadas, a comer, a beber y a emborracharse, llegará el amo de aquel siervo el día menos pensado, a una hora imprevista, lo castigará duramente y le dará el pago de los que no son fieles. El siervo que, conociendo la voluntad de su amo, no fue previsor ni actuó conforme a la voluntad de aquél, recibirá muchos azotes; en cambio, el que sin saberlo hizo algo digno de castigo, recibirá pocos azotes. A todo el que se le ha dado mucho, mucho se le exigirá, y al que le encomendaron mucho, mucho le pedirán.”

Mientras lo escribo reparo en un aspecto nuevo para mi. Es Pedro quien le pregunta y estas palabras de Jesús no pasan, es decir no terminan, Jesús dijo claro que “Cielo y tierra pasarán, más mis palabras no pasarán”. Jesús contesta a Pedro (¿Esto es para nosotros o para todos?), Jesús le responde muy claro, le dice más o menos: Mira si un siervo actúa bien y lo pongo al frente de todo, pongamos la iglesia, pero resulta que ese mismo siervo empezase a faltar a la fe y etc, y sabiendo cual es la voluntad de su amo, pase de ella y no fue previsor ni actuó conforme a su voluntad, ese, va a recibir un castigo bien duro. Ahora bien, el que sin saberlo …. hizo algo digno de castigo, pero no lo sabía bien como eran las cosas…….. ese recibirá lo suyo pero pocos azotes… Ahora bien. Esto es para todos, al que se le da mucho, mucho se le exigirá, si le encomendaron mucho, mucho le pedirán.

Es decir si yo fuera el Papa Francisco, rezaría mucho y pediría a Dios alejar a la masonería de la iglesia y dejar de dar mensajes ambiguos sobre la doctrina católica. Pero esto es para cada uno de nosotros que es lo importante, si Dios nos saca del pecado y nos da una luz que antes no teníamos, cuanto más sabemos obviamente no debemos actuar como si no supiéramos nada en muchos aspectos. Una cosa es que en tu confusión del mundo hayas cometido por ejemplo adulterio, y con doctrinas perjudiciales de todo tipo, pero otra cosa muy diferente es que cuando dejas de ser un idiota tengas la desfachatez de actuar como se te antoje. Jesús perdonó a la adultera y le dijo vete y no peques más.

La moral católica en cuanto a guardarse virgen hasta el matrimonio es la que realmente se debe enseñar a los adolescentes, desgraciadamente yo pasé años sin verlo. Se está creando una debacle moral planificada que ahora no es el momento de desarrollar, y que está teniendo unas consecuencias nefastas en las personas. Se ha atacado al clero y a los adolescentes y niños. Hay toda una estructura para desestructurar nuestra civilización por medio de muchas herramientas tanto “oficiales” como no oficiales.

Os recomiendo que conozcáis, asistáis y améis a la Santa Misa Tradicional. Buscadla en vuestras ciudades o cercanía, aunque tengáis que desplazaros en coche, asistid, confesaos bien.

Os recomiendo leer el libro sobre el Padre Pío de Jose María Zavala.

Un saludo.

 

de semillasysalud

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s