LA ORACIÓN, UNA FORMA DE AYUDAR

De este libro “Consagración personal al Corazón de Jesús”, podemos leer:

MANERAS DE APOSTOLADO:

¡Qué fácil es ser mi apóstol! No hay edad, ni sexo, ni estado, ni condición que puedan decirse ineptos. Son tantos los modos de trabajar! Míralos:

La oración: o sea, pedir al Cielo mi reinado continuamente; pedirlo a mi Padre, pedírmelo a Mí, a mi Madre, a mis Santos. Pedirlo en la iglesia, en casa, en la calle, en medio de tus ocupaciones diarias:

“¡Que reines!, Corazón Divino”; esta ha de ser la exlamación que en todo el día no se caiga de tus labios; repítela diez, veinte, cincuenta, cien, doscientas veces por día, hasta que se haga habitual; busca mañas e industrias para acordarte.

¿Quién no puede ser apóstol? ¡Y qué buen apostolado este de oración por instantáneas! Dame una muchedumbre de almas lanzanddo de continuo estas saetas y dime si no harán mella en el Cielo; son moléculas de vapor, que se elevan, forman nubes, y se deshacen después en lluvia fecunda sobre el mundo.

El libro

Hay más puntos de formas de apostolado, he recogido esta porque creo que verdaderamente debemos buscar que muchas almas exclamen ¡Que reines!, Corazón Divino!

Que Tú reines Señor. Leed el libro completo es muy bueno, si compráis copias y los regaláis estaréis haciendo también apostolado. No olvidéis que las puertas del infierno no prevalecerán contra la iglesia de Cristo.

COMPARTID!!

de semillasysalud

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s